COLESTEROL, ¿AMIGO O ENEMIGO? BAJOS NIVELES DE COLESTEROL SE ASOCIAN A UN MAYOR RIESGO DE MORTALIDAD

Popularmente se han relacionado altos niveles de colesterol total en sangre con un mayor riesgo cardiovascular, especialmente por un riesgo incrementado de aterosclerosis. Sin embargo, en las actuales guías médicas de prevención cardiovascular tanto a nivel nacional como internacional se defiende que esta asociación se da únicamente en relación al colesterol unido a lipoproteínas de baja densidad (LDL) -y no en el de alta densidad (HDL)- tanto es así que este colesterol es denominado “colesterol malo” de forma coloquial.

Al ser la ateroesclerosis y las patologías cardiovasculares asociadas (infarto, hipertensión, etc.) un problema con alta prevalencia en la población general, pero especialmente en aquellas personas más mayores, una reciente revisión (Ravnskov et al. 2016) tuvo como objetivo dilucidar si altos niveles de colesterol LDL suponían realmente un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y de mortalidad en esta población.

Así, tras analizar 19 estudios y un total de 68094 sujetos (> 60 años) que estudiaban la asociación entre los niveles de LDL y la mortalidad, los autores vieron que en un 92% de los sujetos se daba una relación inversa entre los niveles de colesterol LDL y el riesgo de mortalidad por cualquier causa (a más colesterol, menor riesgo de mortalidad). Además, en 2 de los 9 cohortes en los que se registró el riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular se encontró también esta asociación inversa, no encontrando ningún tipo de asociación (ni inversa ni directa) en los otros 7.

fissac _ colesterol

Fig. 1. Aunque tradicionalmente se ha defendido que el colesterol formaba las placas de ateroma que provocaban la ateroesclerosis, se ha visto que otros factores como el estrés oxidativo juegan un papel fundamental en este proceso.

Por lo tanto, en esta revisión se pone de manifiesto la necesidad de revisar las actuales guías de prevención cardiovascular al no encontrar en la población mayor una asociación entre niveles altos de colesterol y un mayor riesgo de mortalidad, pudiendo existir incluso una relación inversa. Los autores defienden este hallazgo apoyándose en estudios previos en animales que muestran el efecto beneficioso del colesterol LDL al unirse e inactivar los productos tóxicos de algunos microorganismos, protegiendo así de algunas enfermedades respiratorias o gastrointestinales de origen infeccioso. Además, se ha visto que los virus juegan un papel directo e indirecto mediante la activación de vías inflamatorias en el desarrollo de ciertos tipos de cáncer, y por tanto los autores postulan que la protección ante microorganismos que supone el colesterol podría disminuir el riesgo de padecer estos tipos de cáncer.

Aunque este estudio puede tener ciertas limitaciones y no ser aplicable a cualquier población, estos resultados vuelven a dar luz sobre la importancia de un estilo de vida saludable (nutrición y actividad física) para la prevención de las enfermedades cardiovasculares, así como la necesidad de replantear las actuales estrategias de tratamiento farmacológico para disminuir los altos niveles de colesterol (como por ejemplo las estatinas). De nuevo, el ejercicio físico y la nutrición saludable parecen ser una de las mejores formas de prevención primaria y secundaria.


REFERENCIA

Ravnskov, U. et al., 2016. Lack of an association or an inverse association between low-density-lipoprotein cholesterol and mortality in the elderly: a systematic review. BMJ Open, 6(6), p.e010401. Available at: http://bmjopen.bmj.com/lookup/doi/10.1136/bmjopen-2015-010401.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *