¿CÓMO DISMINUIR EL RIESGO DE CARDIOTOXICIDAD EN SUPERVIVIENTES DE CÁNCER PEDIÁTRICO?

El porcentaje de niños y adolescentes que viven más de 5 años tras un diagnóstico de cáncer se ha incrementado hasta el 80% en los últimos años (1). Pese a ello, los supervivientes de cáncer pediátrico de larga duración (más de 5 años desde el diagnóstico) están expuestos a un mayor riesgo de mortalidad prematura y efectos negativos a corto y largo plazo como consecuencia de la enfermedad y de los tratamientos. De hecho, tienen 5 veces más riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular que la población sin una historia previa de cáncer (2).

Las antraciclinas son uno de los fármacos estrella dentro de los tratamientos contra el cáncer debido a su efectividad. Sin embargo, a determinadas dosis, presentan un alto riesgo de cardiotoxicidad (condición en la que es dañado el músculo cardíaco). Las estrategias utilizadas hasta hoy para prevenir la cardiotoxicidad secundaria a las antraciclinas han sido fundamentalmente farmacológicas y se han dirigido al tratamiento de factores de riesgo cardiovascular como la hipertensión, al uso de derivados de las antraciclinas y/o a la administración de cardioprotectores como el dexrazoxano. No obstante, su limitado éxito y los factores adversos asociados a cualquier tratamiento farmacológico nos llevan a buscar estrategias alternativas como puede ser el caso del ejercicio físico (3).

Sin embargo, la evidencia en relación a los efectos del ejercicio sobre parámetros cardiotóxicos en supervivientes de cáncer pediátrico es escasa. Un reciente estudio comparó en primer lugar la función cardíaca evaluada mediante ecocardiografía de un grupo de supervivientes de cáncer pediátrico de larga duración (21 años de edad durante el estudio y 16 años desde que habían sido diagnosticados) que habían sido tratados con antraciclinas durante su enfermedad y un grupo de sujetos sanos pareados por edad y género. Mientras que parámetros de la función sistólica como la fracción de acortamiento y la fracción de eyección del ventrículo izquierdo (VI) no presentaron diferencias entre ambos grupos, marcadores de la función diastólica del VI se encontraron alterados en el grupo de supervivientes. Posteriormente, se instruyó al grupo de supervivientes para que realizaran un programa de entrenamiento concurrente (fuerza + aeróbico) en casa durante 16 semanas, 3-4 veces/semana. Transcurrido el periodo de ejercicio, varios parámetros de la función diastólica del VI, aunque no todos, mejoraron con respecto a la evaluación previa (4).

Por tanto, estos resultados nos permiten hacer dos reflexiones: 1) la importancia de la realización de ejercicio físico en cualquier etapa (antes-durante-después) del cáncer con el objetivo de minimizar los efectos cardiotóxicos de las antraciclinas; y, 2) nunca es tarde para empezar a entrenar, como acabamos de ver en jóvenes adultos supervivientes de cáncer pediátrico que comenzaron a hacer ejercicio incluso varios años después de recibir el tratamiento con antraciclinas.


REFERENCIAS

  1. San Juan, A.F., Wolin, K., and Lucía, A. (2011). Physical activity and pediatric cancer survivorship. Recent Results Cancer Res 186, 319-347. doi: 10.1007/978-3-642-04231-7_14.2.
  2. Tukenova, M., Guibout, C., Oberlin, O., Doyon, F., Mousannif, A., Haddy, N., … & Winter, D. (2010). Role of cancer treatment in long-term overall and cardiovascular mortality after childhood cancer. Journal of Clinical Oncology, 28(8), 1308-1315.
  3. Chen, J. J., Wu, P. T., Middlekauff, H. R., & Nguyen, K. L. (2017). Aerobic exercise in anthracycline-induced cardiotoxicity: a systematic review of current evidence and future directions. American Journal of Physiology-Heart and Circulatory Physiology, 312(2), H213-H222.
  4. Järvelä, L. S., Saraste, M., Niinikoski, H., Hannukainen, J. C., Heinonen, O. J., Lähteenmäki, P. M., … & Kemppainen, J. (2016). Home‐Based Exercise Training Improves Left Ventricle Diastolic Function in Survivors of Childhood ALL: A Tissue Doppler and Velocity Vector Imaging Study. Pediatric blood & cancer, 63(9), 1629-1635.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *