DOPING CEREBRAL, ¿LA NUEVA REVOLUCIÓN EN EL RENDIMIENTO DEPORTIVO?

La fatiga es una variable multifactorial, aunque tradicionalmente ha sido investigada atendiendo sólo a sus componentes periféricos (neuromusculares, metabólicos, respiratorios, cardiovasculares, etc.). Sin embargo, en los últimos años cada vez se ha enfatizado más el gran papel que juegan los componentes centrales en el control de la fatiga. Así, se ha propuesto que en ejercicios realizados hasta la extenuación o en pruebas incrementales sería la fatiga central uno de los principales determinantes del rendimiento.

La estimulación transcraneal (transcraneal direct current stimulation, tDCS), una técnica de la que ya hemos hablado anteriormente en relación a su potencial para disminuir la ansiedad por la comida, podría aportar también grandes beneficios en el mundo deportivo. Esta técnica puede modular la excitabilidad cortical induciendo una inhibición o una activación dependiendo de la dirección de la corriente (anodal o catodal), afectando también a la mayor activación simpática o parasimpática y al estado de ánimo.

tDCS Halo

Fig. 1. La estimulación transcraneal está siendo promocionada ya a nivel comercial (Eg. Halo Neuroscience), y son numerosos los deportistas que están probando sus efectos en el rendimiento, aunque la evidencia científica al respecto es todavía escasa.

Debido al potencial de esta técnica sobre el rendimiento deportivo por su influencia sobre la excitabilidad cortical, un grupo de investigadores liderado por el prestigioso Dr. Noakes (Okano et al., 2015) quiso evaluar los efectos de la estimulación anodal durante 20 minutos en el rendimiento en una prueba incremental máxima (incrementos de 25W cada minuto). Los autores encontraron una mayor potencia pico (313 ± 30 vs 301 ± 20 W), un mayor tiempo hasta la extenuación (751 ± 72 vs 724 ± 45 s) y una mayor variabilidad de la frecuencia cardíaca tras la estimulación anodal con respecto a la estimulación placebo. Además, la frecuencia cardíaca correspondiente a cada estadío de la prueba incremental fue menor en el grupo experimental, siendo también menor el esfuerzo percibido.

En resumen, confirmando el papel crucial que juegan los mecanismos centrales en la fatiga, en este estudio se encontraron importantes beneficios de la estimulación transcraneal sobre el rendimiento, con un aumento del 4% en la potencia producida y una disminución significativa del esfuerzo percibido. Aunque la evidencia científica al respecto es todavía escasa, la tDCS se muestra como una herramienta con un grandísimo potencial en el campo del entrenamiento por sus efectos sobre el rendimiento, habiendo mostrado mayores tiempos hasta la fatiga, mayor fuerza de prensión manual, y una mayor plasticidad cortical facilitando así los procesos de aprendizaje motor.


REFERENCIA

Okano, A.H., Fontes, E.B., Montenegro, R.A., Farinatti, P. de T.V., Cyrino, E.S., Li, L.M., Bikson, M., Noakes, T.D., 2015. Brain stimulation modulates the autonomic nervous system, rating of perceived exertion and performance during maximal exercise. Br. J. Sports Med. 49, 1213–8. doi:10.1136/bjsports-2012-091658

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *