ENTRENAMIENTO DE ALTA INTENSIDAD VS CONTINUO DE INTENSIDAD MODERADA

Entre la población existe la creencia cada vez más instaurada de que el entrenamiento de alta intensidad produce mayores beneficios que el continuo de intensidad moderada. Sin embargo, en la literatura científica hay poca evidencia al respecto que nos lleve a declinarnos por un tipo de ejercicio u otro, más allá de los pros y contras de cada modalidad.

Para ver si realmente una modalidad de entrenamiento produciría mayores beneficios sobre factores de riesgo cardiometabólico que otra se realizó un estudio donde 81 sujetos sedentarios de mediana edad eran asignados aleatoriamente dentro de dos programas de entrenamiento, uno interválico de alta intensidad (HIIT) y otro continuo de intensidad moderada (MICE). Además se analizó el comportamiento de un tercer grupo control. Ambos programas con una duración 16 semanas.

El programa HIIT incluyó series corriendo de 90 segundos a 12 minutos (>85-97.5% FCmáx, dependiendo de la duración del intervalo) con recuperaciones activas entre series de 1 a 3 minutos (65–70% FCmáx), mientras que el grupo MICE realizó carrera continua entre 35-90 minutos (duración incrementada progresivamente durante las 16 semanas) al 65-75% FCmáx. Ambos grupos realizaron de 2 a 4 sesiones semanales de entre 35 y 90 minutos por sesión (se incrementó progresivamente a lo largo del programa).

fissac _ HIIT

Figura 1. Volumen de ejercicio en diferentes áreas metabólicas: HIIT versus MIC-running group. IAT: umbral anaeróbico individual. HR: frecuencia cardíaca.

Tras las 16 semanas de entrenamiento, ambos grupos demostraron similares efectos positivos comparados con el grupo control sobre los factores de riesgo cardiometabólico y la capacidad cardiorrespiratoria.

Por tanto, ya que se ha visto que ambas modalidades producen beneficios similares, la decisión sobre la prescripción de la intensidad (y volumen) de ejercicio debería ser individualizada, pudiendo combinar ambos tipos de entrenamiento para así aprovechar otros beneficios adicionales.


REFERENCIA

Kemmler, W., Scharf, M., Lell, M., Petrasek, C., & Von Stengel, S. (2014). High versus Moderate Intensity Running Exercise to Impact Cardiometabolic Risk Factors: The Randomized Controlled RUSH-Study. BioMed research international, 2014. http://dx.doi.org/10.1155/2014/843095

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *