ESTÍMULOS Y RESPUESTAS AL ENTRENAMIENTO DE FUERZA

En función de las variables del entrenamiento (ej. volumen, intensidad, repeticiones, velocidad de contracción) se consiguen diferentes adaptaciones en el músculo esquelético. El ejercicio de fuerza induce estímulos mecánicos y metabólicos que provocan la liberación de diferentes miocinas, hormonas y factores de crecimiento que activan vías relacionadas con la hipertrofia muscular.
Estos estímulos, junto con una adecuada disponibilidad de nutrientes, estimulan la síntesis proteica y aceleran los procesos de regeneración tisular después del entrenamiento. Solo si el entrenamiento provoca el estímulo suficiente y el balance proteico es positivo se producirá hipertrofia muscular.

REFERENCIA

  • Ahtiainen J.P. (2019) Physiological and Molecular Adaptations to Strength Training. In: Schumann M., Rønnestad B. (eds) Concurrent Aerobic and Strength Training. Springer, Cham
4 comentarios
  1. Avatar
    Juan Dice:

    Hola. Viendo ese diagrama está claro que mucho se avanzado en la fisiología del ejercicio. No me sorprende ver incluidas cosas tan importantes como el aprendizaje motor, la plasticidad neuronal y el feedback neuronal hacia los centros supraespinales de control motor. Esto es toda una asignatura pendiente en los estudios de ciencias del deporte y actividad física (vale estoy generalizando, pero en su mayoría es así).
    Me sorprende sin embargo que estos autores en el esquema que lleva a la respuesta inflamatoria necesiten poner un paso intermedio que es el microtrauma muscular. Y es que la respuesta inflamatoria que se produce normalmente para facilitar incremento de fuerza y en su caso hipertrofia no necesita microtrauma. Se puede activar a través de las citocinas/miocinas debido a los factores que activen su transcripción simplemente en respuesta al metabolismo incrementado del músculo durante un ejercicio de determinada intensidad y duración. Hay que tener en cuenta que no todo ejercicio conlleva traumatismos físicos en el músculo.
    En cualquier caso, artículos como este que tengan en cuenta todas las caras de la fisiología son los que se necesitan para saber cómo, cuándo y dónde suceden las cosas.
    Saludos

    Responder
  2. Avatar
    Juan Dice:

    No salgo de mi sorpresa. Puse un comentario a esta entrada hace más de 15 días. No se refleja el apartado de comentarios. En esta web es la enésima vez que me sucede esto. ¿De verdad queréis comentarios y discusión científica sobre los temas que tratáis o solo es postureo?

    Responder
    • Adrián Castillo García
      Adrián Castillo García Dice:

      Hola Juan.
      Perdona que hasta ahora no hayamos podido contestar.
      Intentamos cuidar el debate entre todos aquellos que nos leen. Y por ello te damos las gracias por compartir tus reflexiones.
      Recibimos mucho SPAM a la web y hemos tenido que activar la opción de aprobar los comentarios para no llenar la página de contenido que nada tenga que ver con los tratados.
      Efectivamente, no todos los ejercicios conllevan microtraumatismos que activan la respuesta inflamatoria, pero sí es verdad, que para una óptimo crecimiento muscular, las células inmunitarias son necesarias para reparar y señalizar el crecimiento muscular.
      El objetivo es encontrar el balance óptimo entre estímulo de entrenamiento (microtrauma no excesivo) y respuesta reparadora (inflamatoria) que permita al músculo hipertrofiar.

      Un saludo
      De nuevo, gracias por ayudar al debate

      Responder
  3. Avatar
    Juan Dice:

    Hola, gracias por la respuesta. Imagino que esto de internet y llevar webs así será un caos la mayoría de veces.
    Verás, en tu respuesta dices que para el óptimo crecimiento muscular son necesarias las células inmunitarias, sin embargo es posible que no sean necesarias. Esta idea está basada en los resultados publicados sobre la actividad contráctil y la producción de miocinas (o myokinas como aparece en la literatura), apunta a que es la actividad paracrina del propio músculo es la que promueve microinflamaciones que permiten la reparación y trofismo (e hipertrofismo) adecuados al ejercicio que se ha realizado. Es decir, si no hay daño muscular no se requerirá la presencia de células del sistema inmune, sin embargo si se producirían microinflamaciones para promover el trofismo y la adaptación del músculo al ejercicio. Estas microinflamaciones (completamente relacionadas con las agujetas) estarían mediadas por IL-6, IL-, IL-15 según los trabajos de Pedersen BK fundamentalmente, y también junto a Nybo y Nielsen, desde hace algo más de una década.
    A esto me refería al inicio con que no hacía falta el microtrauma para activar la microinflamción local que permite el trofismo natural muscular. Todavía queda mucho en entender en la fisiología del músculo.
    Otro apartado merece en el esquema el eje azul, referente a la regulación neuronal de la contracción muscular y la correcta ejecución del movimiento dependiendo del contexto. Otro día.
    Saludos

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *