LA INACTIVIDAD FÍSICA AUMENTA EL RIESGO DE SUFRIR 35 ENFERMEDADES CRÓNICAS

El músculo esquelético es un órgano endocrino y secreta miocinas que actúan sobre diferentes sistemas regulando y mejorando su función. El músculo es el tejido más abundante y, por ello, su estado de salud implicará que los demás órganos se vean afectados por su actividad. La secreción de miocinas promueve un estado anti inflamatorio que mejora la sensibilidad a la insulina, la función endotelial, aumenta la lipólisis, disminuye la grasa visceral, etc. En cambio, el sedentarismo induce una serie de cambio en el organismo que se traducen en una peor salud metabólica. Esto puede convertirse en un círculo vicioso, ya que una persona que no se mueve, acelera sus procesos de degeneración sistémica, tiene peor capacidad cardiorrespiratoria y menor fuerza muscular, lo que hace que moverse sea capaz vez más difícil. Si se sigue el camino contrario, el ejercicio puede revertir esa concatenación de acciones y mejorar la sensibilidad a la insulina, la capacidad de transporte del oxígeno, y por ende, de hacer ejercicio. El movimiento y un estilo de vida saludable puede romper este círculo vicioso y reducir el riesgo de sufrir diversas enfermedades crónicas.


REFERENCIA

  • Booth, F. W., Roberts, C. K., Thyfault, J. P., Ruegsegger, G. N., & Toedebusch, R. G. (2017). Role of inactivity in chronic diseases: evolutionary insight and pathophysiological mechanisms. Physiological reviews97(4), 1351-1402.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *