POR LA SALUD DE LOS NIÑOS, CONTROLA LOS SNACKS

El sobrepeso y la obesidad afectan a una gran parte de la población. Cada vez es más común ver a niños con sobrepeso, habiendo sido estimado que al menos uno de cada cinco niños tiene obesidad en los Estados Unidos. Es por ello primordial conseguir implementar un estilo de vida saludable desde la más temprana edad.

El consumo de snacks es muy habitual entre los niños. Además de las comidas, los niños consumen diversos alimentos entre horas, ya sea a media mañana o por la tarde. El problema es el tipo de snack consumido, que a menudo consiste en galletas, bollos, patatas o chuches y sus derivados.

Es común pensar que, por el mero hecho de ser niños, el consumo de estos alimentos ricos en grasas saturadas y azúcares añadidos no tendrá ningún perjuicio en la salud. Sin embargo, la evidencia muestra preocupantes consecuencias. Un reciente estudio (1)realizado en casi 5000 niños analizó la influencia del consumo de snacks en la prevalencia de obesidad entre 2005 y 2014. Los resultados mostraron que los niños consumían, además de las comidas, dos o tres snacks de media, los cuales consistían principalmente en cereales, leche y dulces. Interesantemente, aquellos niños que presentaban un peso normal consumían menos snacks entre horas que aquellos que tenían sobrepeso u obesidad. En concreto, aquellos niños que tomaban más de dos snacks por día eran los que tenían una mayor probabilidad de presentar sobrepeso, especialmente si tenían menos de dos años.

Se confirma así el potencial peligroso para la salud de los niños de abusar de los snacks entre horas, existiendo una relación directa entre el número de snacks consumidos y el riesgo de sobrepeso u obesidad.No obstante, es importante remarcar que el tipo de snack consumido puede ser de mayor relevancia que la cantidad de los mismos.En el recreo del colegio y por la tarde los snacks más consumidos son probablemente los dulces y procesados. Sin embargo, los resultados de este estudio podrían haber sido totalmente diferentes si los niños hubieran consumido fruta u otros snacks más saludables. Los principios de una alimentación saludable deben ser aprendidos desde la más temprana edad, y conocer los riesgos de abusar de snacks no saludables entre horas son una parte fundamental de esa enseñanza.


REFERENCIAS

  1. Kachurak A, Davey A, Bailey RL, Fisher JO. Daily Snacking Occasions and Weight Status Among US Children Aged 1 to 5 Years. Obesity. 2018;0(0):1–9.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *