RELACIÓN ENTRE EL CONSUMO DE DISTINTOS TIPOS DE GRASA Y LA MORTALIDAD

Un estudio de cohortes que analizó a 126.233 personas durante 32 años, concluyó que un mayor consumo de grasas saturadas y grasas trans se asoció con un aumento del 10-20% de la mortalidad, mientras que un mayor consumo de grasas poliinsaturadas y grasas monoinsaturadas se asoció con menor mortalidad. Reemplazar el 5% de la energía con grasas poliinsaturadas y grasas monoinsaturadas se asoció con reducciones en la mortalidad total de 27% y 13%, respectivamente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *