Entradas

LA INCLUSIÓN DE HIIT EN EL ENTRENAMIENTO PUEDE MARCAR LA DIFERENCIA

En el deporte de alta competición los entrenadores deben hilar muy fino para conseguir que sus deportistas obtengan mejoras que les hagan aumentar su rendimiento. Lograr que un corredor que acaba de empezar a practicar el running rebaje su ritmo de carrera es relativamente sencillo. El problema llega cuando lo quiere hacer un maratoniano de élite. Para ello, el entrenador debe conocer los mecanismos por los que el atleta puede incrementar su rendimiento en ese pequeño porcentaje que puede marcar la diferencia en el resultado final.

Con el fin de comparar diferentes métodos de entrenamiento sobre el rendimiento en un deporte de resistencia como es el remo, un estudio [1] comparó los efectos del HIIT (Entrenamiento Interválico de Alta intensidad) con el entrenamiento de larga distancia a baja intensidad (LSD) en sujetos muy entrenados. Para ello 19 remeros entrenados realizaron 3 test antes y después de 8 semanas de intervención con entrenamiento:

  1. Tiempo en prueba de 2000 metros.
  2. Prueba incremental (7 fases) para determinar el VO2max, la potencia al VO2max, pico de potencia máxima (PPO), economía de remo e índices de lactato sanguíneo.
  3. Test de potencia máxima (7 fases) para determinar la fuerza máxima (Fmax) y la potencia máxima desarrollada (Wmax).

Tras llevar a cabo los test, los participantes fueron asignados a dos grupos de entrenamiento, HIIT o LSD.

El entrenamiento de ambos grupos comprendía una combinación de entrenamiento en agua con entrenamiento en remo-ergómetro (normalmente 6 sesiones en agua y 4 en ergómetro). El grupo LSD hizo 10 sesiones a la semana, usando los resultados de los test que se hicieron para individualizar las zonas de entrenamiento según los datos de lactato y frecuencia cardiaca. Este grupo completó 8 sesiones en aeróbico extensivo (ej. 90 minutos de remo en agua en zona aeróbica extensiva) y 2 sesiones de aeróbico intenso (ej. 3×10 minutos a zona aeróbica intensiva en agua o ergómetro). El grupo de HIIT también llevó a cabo 10 sesiones a la semana. Sin embargo, 2 sesiones de aeróbico extensivo fueron reemplazadas por 2 sesiones de HIIT (completando por ello 16 sesiones de HIIT en las 8 semanas de intervención, todas ellas en ergómetro), que consistieron en 6-8 series de 2’30’’ al 100% de PPO, con periodos de recuperación en base a cuando la frecuencia cardiaca llegaba al 70% de la frecuencia cardiaca máxima.

Los resultados demostraron que el HIIT produjo un mayor descenso en el tiempo de la prueba de 2000 metros que el LSD. Además, el HIIT produjo mayores incrementos en el VO2max y en la potencia desarrollada en el Umbral de Lactato. Ello demuestra que una pequeña variación en el programa de entrenamiento produce mejoras significativas en el rendimiento y en el perfil fisiológico de remeros bien entrenados. Por tanto, debe ser labor del entrenador buscar herramientas y nuevos estímulos que hagan que el deportista obtenga ese plus extra que haga que éste aumente su rendimiento. Además, se demuestra que a pesar de que el entrenador debe variar los programas de entrenamiento para evitar que sus deportistas caigan en la rutina, los cambios no deben ser bruscos y sin sentido, ya que como se ha visto, pequeñas pinceladas pueden resultar eficaces a la hora de conseguir ese aumento del rendimiento esperado.


REFERENCIA

[1]      N. J. Ni Cheilleachair, A. J. Harrison, and G. D. Warrington, “HIIT enhances endurance performance and aerobic characteristics more than high-volume training in trained rowers.,” J. Sports Sci., pp. 1–7, Jul. 2016.

PERFIL FISIOLÓGICO DE MIGUEL INDURAIN: 1994 VS 2010

Un fenómeno de la naturaleza. Miguel Indurain, en el verano de 1994 batió el récord de la hora en el velódromo de Burdeos.

Por aquel entonces, el ciclista navarro tenía 30 años, medía 1,88 cm, pesaba 81 kg y acababa de ganar su 4º tour de Francia de forma consecutiva. En los meses previos, Sabino Padilla e Íñigo Múkija le hicieron un estudio fisiológico y aerodinámico para conseguir batir el récord. Los resultados fueron los de un extraterrestre (Padilla, Mujika, Angulo and Goiriena, 2000):

  • 572 W de potencia máxima (7,06 W/kg).
  • 505 W en el segundo umbral (OBLA).
  • Una velocidad de 52,88 km/h en el OBLA.
  • 183 latidos por minuto en el OBLA.
  • VO2 max de 6,4 litros/min (79 ml/kg/min). *

Indurain estableció el récord en 53,040 km, con una potencia media (estimada) de 509.5 W.

TABLA 1. Características de los ciclistas que consiguieron el récord de la hora (Padilla et al., 2000).

16 años después, el mismo Dr. Mújika sometió a Indurain de nuevo a un test de esfuerzo máximo con el objetivo de conocer cómo había disminuido el estado de forma de pentacampeón del Tour de Francia tras su retirada. Con 46 años y 92,2 kg de peso, el ciclista consiguió los siguientes valores en una prueba máxima incremental (Mujika, 2012):

  • 5,29 L/min (57,4 ml/kg/min) de consumo máximo de oxígeno.
  • Potencia máxima de 450 W (4,88 W/kg).
  • Frecuencia cardiaca máxima de 191 latidos por minuto.
  • Concentración de lactato de 11,2 mM.

Mujika & Indurain

Imagen 1. Íñigo Mújika y Miguel Indurain durante la prueba máxima de esfuerzo de 2000.

En su umbral individual de lactato (ILT), tuvo un consumo de 4,28 L/min (46,3 ml/kg/min), 329 W (3,57 W/kg), 159 latidos por minuto y 2,4 mM.

En su OBLA, los valores fueron de 4.68 L/min (50.8 ml/kg/min), 369 W (4.00 W/kg) y 170 latidos por minuto.

Si comparamos los datos de 1994 con los de 2000, el VO2 máximo y la potencia máxima aeróbica disminuyeron un 12,4% (15,2% por década), mientras que la potencia en el ILT y en OBLA descendió un 19,8% y 19,2%.

1994 vs 2000

Figura 1. Consumo máximo de oxígeno absoluto y relativo y potencia máxima absoluta y relativa de Miguel Indurain y su porcentaje de cambio con los datos de 1994 (Padilla et al., 2000).

A pesar de este descenso, los valores absolutos de Miguel Indurain tras 16 años alejado de la competición son comparables a los exhibidos por ciclistas del pelotón actual (Mujika, 2012). Los que hayan tenido la suerte de verle, han visto a un fenómeno de la naturaleza.

*El consumo máximo no se midió en estas pruebas para no perjudicar el estado de forma del ciclista. Sin embargo, en estudios previos Miguel Indurain tenía un VO2 max de 6,4 L/min.


REFERENCIAS

Mujika, I., 2012. The cycling physiology of Miguel Indurain 14 years after retirement. International journal of sports physiology and performance, [online] 7(4), pp.397–400. Available at: <http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22868823> [Accessed 6 Mar. 2015].

Padilla, S., Mujika, I., Angulo, F. and Goiriena, J.J., 2000. Scientific approach to the 1-h cycling world record: a case study. Journal of applied physiology (Bethesda, Md. : 1985), [online] 89(4), pp.1522–7. Available at: <http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11007591> [Accessed 6 Mar. 2015].