Entradas

¿SON LAS MÁQUINAS VIBRATORIAS UN INVENTO PUBLICITARIO? NO SI QUIERES AUMENTAR LA DENSIDAD MINERAL ÓSEA

Las plataformas vibratorias han sido tradicionalmente ensalzadas alegando innumerables beneficios, siendo uno de los más vistosos el producir cambios en la composición corporal similares a los obtenidos con el ejercicio físico pero con un menor esfuerzo. Como ocurre actualmente con la electroestimulación de cuerpo completo (los famosos biotrajes), los beneficios prometidos en la publicidad de estas plataformas han sido exagerados. Sin embargo, no debemos dejar de lado algunos beneficios que sí pueden ofrecer estas tecnologías.

La pérdida de densidad mineral ósea (DMO) -y el consiguiente incremento del riesgo de sufrir osteoporosis- es muy frecuente con el envejecimiento, siendo especialmente común entre mujeres postmenopáusicas debido a la disminución en la concentración de estrógenos. Las vibraciones producidas por estas plataformas suponen un estímulo mecánico para la estructura ósea que podrían favorecer una respuesta anabólica, aumentando así la densidad mineral del hueso. Además, estas vibraciones estimulan los receptores sensoriales a nivel del huso muscular activando el proceso de contracción muscular.

Para comprobar los efectos del uso de plataformas vibratorias en la DMO de mujeres postmenupáusicas, se realizó un estudio1 en 80 mujeres de 50-68 años con sobrepeso (IMC=30-36) durante ocho meses. Las sujetos fueron asignadas a dos grupos, realizando uno de ellos ejercicio de fuerza tres veces a la semana mientras que las mujeres del otro grupo (grupo WBT) entrenaron en la plataforma vibratoria durante 20 minutos tres días a la semana. Tras los ocho meses de intervención se midió la DMO en distintos puntos corporales, además de otras variables antropométricas.

fissac _ plataformas vibratorias ejercicio

Fig. 1. El ejercicio de fuerza unido a estímulos vibratorios produce un aumento en la densidad mineral además de los beneficios extras que aporta el primero.

Los resultados mostraron que tanto las mujeres que realizaron entrenamiento de fuerza como aquellas que realizaron entrenamiento en plataforma vibratoria aumentaron su densidad mineral de forma similar. Además, ambos grupos disminuyeron su índice de masa corporal (IMC) y el ratio cintura-cadera (indicador de riesgo cardiovascular).

Por lo tanto, este estudio muestra que las plataformas vibratorias deben ser tenidas en cuenta para la mejora de la densidad mineral ósea en el tratamiento o la prevención de la osteoporosis. Pese a que los resultados encontrados en este estudio con el uso de las plataformas no fueron diferentes a los encontrados con la realización de ejercicio de fuerza, los beneficios adicionales que aporta éste último hacen que el ejercicio físico deba ser la herramienta principal a utilizar siempre que sea posible. Sin embargo, es importante conocer otras alternativas y técnicas para poder adaptarnos a las características de cada persona y poder ofrecer unos estímulos variados.


REFERENCIA

  1. Zaki, M. E. Effects of Whole Body Vibration and Resistance Training on Bone Mineral Density and Anthropometry in Obese Postmenopausal Women. J. Osteoporos. 2014, 1–6 (2014).