Entradas

¿QUÉ TIENEN EN COMÚN 5 JÓVENES VEINTEAÑEROS TRAS PASAR 3 SEMANAS DE REPOSO EN CAMA Y 40 AÑOS DESPUÉS?

En publicaciones anteriores observamos como cortos periodos de tiempo de reposo en cama o inmovilización, a causa de una enfermedad o lesión, podían llegar a comprometer la capacidad funcional y la salud metabólica.

De igual modo, en un post anterior sobre las consecuencias de estar 20 días postrado en cama (https://www.fissac.com/cuales-son-las-consecuencias-de-estar-20-dias-postrado-en-una-cama-adelanto-las-conclusiones-como-30-anos-de-envejecimiento/), se concluía que, en jóvenes de 20 años, el reposo en cama durante 3 semanas causaba un mayor impacto sobre la función cardiovascular que 30 años de envejecimiento.

Estos mismos sujetos que estuvieron postrados en cama durante 3 semanas para evaluar la respuesta de la función cardiovascular al desuso muscular y que fueron evaluados 30 años más tarde para analizar la influencia de la edad sobre ella, fueron sometidos nuevamente a un análisis de la capacidad cardiovascular 10 años después, es decir, a los 60 (1).

Así, mientras 20 días de reposo en cama supusieron un mayor deterioro sobre la función cardiovascular que 30 años, el VO2max 40 años más tarde de aquel obtenido inicialmente tras 3 semanas de reposo en cama fue, sorprendentemente, casi idéntico (2.37 vs 2.43 L/min).

Tabla 1. Valores fisiológicos antes y después del reposo en cama (1966) y valores tomados 30 (1996) y 40 (2006) años después, respectivamente (1).

fissac-_-reposo-cama-vo2max

HR: frecuencia cardíaca; VO2max: consumo de oxígeno máximo; CO: gasto cardíaco; SV: volumen sistólico; AV-DO2: diferencia arteriovenosa de oxígeno; LBM: masa magra; MAP: presión arterial media; TPW: resistencia periférica total.

*Uno de los sujetos (Participant E) obtuvo un mayor descenso tanto en el VO2max como en sus principales determinantes, debido en gran parte a un excesivo estilo de vida sedentario causado por un intenso dolor de espalda crónico asociado a un carcinoma renal, además de estar siendo tratado de una hipertensión arterial con una combinación de bloqueadores de los canales de calcio y diuréticos.

Un descenso de la FCmax suele ser el principal factor responsable en la disminución del VO2max asociado a la edad. Sin embargo, en esta ocasión, la reducción tanto en el gasto cardíaco máximo como en la diferencia arteriovenosa de oxígeno fueron los responsables de la disminución del VO2max. Además la reducción de la capacidad para incrementar el volumen sistólico y gasto cardíaco máximos, a pesar de la disminución de la extracción periférica de oxígeno, podría explicar la disminución acelerada que se observa en el VO2max a partir de la quinta década de vida.

La capacidad cardiovascular (VO2max) y la masa y fuerza muscular son biomarcadores de mortalidad prematura ya que bajos niveles de estos, de forma independiente, se han asociado con menor esperanza de vida (2), habiendo quedado evidenciado que el desuso muscular impacta negativamente sobre ellos. Por tanto, se convierte en fundamental limitar el reposo en cama tanto como sea posible, además de esencial la implantación de estrategias no farmacológicas que minimicen los efectos deletéreos del reposo en cama, máxime cuando sabemos que los 3 factores disminuyen, ya de por sí, como consecuencia del envejecimiento primario y, de forma más acusada aún, en individuos sedentarios.


REFERENCIAS

  1. McGavock, J. M., Hastings, J. L., Snell, P. G., McGuire, D. K., Pacini, E. L., Levine, B. D., & Mitchell, J. H. (2009). A forty-year follow-up of the Dallas Bed Rest and Training study: the effect of age on the cardiovascular response to exercise in men. The Journals of Gerontology Series A: Biological Sciences and Medical Sciences, 64(2), 293-299.
  2. Booth, F. W., Roberts, C. K., & Laye, M. J. (2012). Lack of exercise is a major cause of chronic diseases. Comprehensive Physiology, 2, 1143-1211.

EFICACIA DE LOS ESTIRAMIENTOS, EL ENTRENAMIENTO DE FUERZA Y PROPIOCEPCIÓN COMO MÉTODOS DE PREVENCIÓN DE LESIONES

La prevención de lesiones es uno de los pilares fundamentales en los que se debe sustentar cualquier programa de ejercicio, independientemente del objetivo del mismo. Tanto cuando se realiza ejercicio físico con el fin de obtener mejoras en la salud como cuando el objetivo es aumentar el rendimiento deportivo, una lesión puede hacernos disminuir nuestra condición física así como fomentar la aparición de otros problemas a nivel metabólico.

Con el fin de evaluar el efecto de tres de las estrategias más populares como prevención de lesiones (estiramientos, entrenamiento de fuerza y propiocepción) un grupo de investigadores daneses revisó los resultados de 25 estudios referentes al tema publicados hasta la fecha (Lauersen et al., 2014). En ella, y teniendo en cuenta los resultados de 26610 personas y 3464 lesiones analizadas, los autores concluyen que los estiramientos no son una estrategia adecuada para prevenir las lesiones, ya sean realizados antes o después de la sesión de ejercicio. Por otro lado, el entrenamiento de fuerza se muestra como la opción más eficaz para la prevención de lesiones, reduciéndose el número de lesiones a más de un tercio cuando se seguía esta estrategia. El entrenamiento propioceptivo o de inestabilidad se mostró como una estrategia preventiva eficaz, sin embargo, los resultados fueron menos contundentes y más heterogéneos que los del entrenamiento de fuerza.

fissac _ estiramientos y prevención de lesiones

Fig. 1. Estirar, ya fuese antes o después de la sesión de ejercicio, no se mostró como una estrategia eficaz para la prevención de lesiones.

En conclusión, los autores defienden la realización de ejercicios preventivos en cualquier programa de entrenamiento ya que su inclusión supone una reducción de cerca del 50% de las lesiones por sobreuso, viéndose también reducido el número de lesiones agudas. Dentro de estrategias preventivas a llevar a cabo, el entrenamiento de fuerza se muestra como imprescindible, mientras que la inclusión de estiramientos no muestra ningún resultado beneficioso.

Aunque muchos deportistas -desgraciadamente la mayoría- no dan la importancia necesaria a la realización de trabajo preventivo de lesiones, una correcta planificación temporal de este trabajo así como la elección de los ejercicios adecuados para cada persona supondrá un gran salto de calidad en cualquier programa de entrenamiento. Por lo tanto, basándonos en el potencial que tiene tanto para prevenir lesiones, tratar diversas patologías (diabetes, obesidad…), y mejorar el rendimiento, instamos a todos los deportistas a incluir entrenamiento de fuerza en sus planificaciones.


REFERENCIAS

Lauersen, J.B., Bertelsen, D.M., Andersen, L.B., 2014. The effectiveness of exercise interventions to prevent sports injuries: a systematic review and meta-analysis of randomised controlled trials. Br. J. Sports Med. 48, 871–877. doi:10.1136/bjsports-2013-092538