TRAÏNSPLANT “GIVE ME LIFE”

TRAÏNSPLANT nace de la necesidad de conseguir un espacio donde acercar la ciencia al ámbito de la actividad física, teniendo como objetivo mejorar la calidad y esperanza de vida de personas con enfermedad renal crónica (ERC) y personas trasplantadas de órganos o médula.

El término es la unión de dos palabras inglesas “train= entrenamiento” y “transplant=trasplante”. La “Ï” con diéresis hace alusión a los DONANTES y a las SEGUNDAS OPORTUNIDADES. A la VIDA.

Aproximadamente 4 millones de personas padecen ERC en España. De ellas unas 50.909 están en tratamiento renal sustitutivo, de las cuales más de la mitad con un trasplante renal y el resto en diálisis. Cada año unas 6.000 personas con insuficiencia renal progresan hasta la necesidad de seguir uno de los tres tipos de tratamiento sustitutivo renal: hemodiálisis, diálisis peritoneal o trasplante renal. También sabemos que las personas en diálisis que realizan ejercicio físico tienen un 63% MENOS de probabilidades de muerte que las sedentarias. Por ello, desde TRAÏNSPLANT apostamos por acercar el gimnasio a las salas de diálisis y al hospital.

Varios estudios han demostrado la necesidad de un  entrenamiento físico en pacientes en hemodiálisis para alcanzar una mayor eficiencia cardiorrespiratoria, capacidad física  y calidad de vida relacionada con la salud, que en estos individuos, generalmente,  está muy disminuida. El ejercicio físico de tipo aeróbico ha proporcionado mejoras increíbles en estas personas, y la tendencia actual es combinar este tipo de ejercicio con los de fuerza. La actividad física se puede realizar en sesiones interdiálisis (días entre sesión y sesión de diálisis) e intradiálisis (durante la sesión de diálisis).

Es sabido por todos que España lidera el ranking en donación de órganos a nivel mundial. Desde TRAÏNSPLANT queremos que la calidad de vida de todas las personas trasplantadas sea lo más saludable posible en su SEGUNDA OPORTUNIDAD mediante los programas de ejercicio físico que llevamos a cabo de forma multidisciplinar.

Las personas con trasplante de órgano experimentan un aumento de peso, debilidad muscular, reducción de la tolerancia al ejercicio y disminución de la capacidad aeróbica. Esto es debido principalmente al tiempo que permanecen encamados, el sedentarismo, así como al uso de la medicación inmunosupresora que tienen que ingerir de por vida. Aunque el tratamiento ayuda a prevenir el rechazo al órgano, también pone a las personas en mayor riesgo de infección y cáncer. Estos medicamentos también pueden causar hipertensión arterial, hipercolesterolemia e incrementar el riesgo de desarrollar diabetes. Sin embargo, se ha observado que las personas trasplantadas que practican actividad física de forma regular presentan mayores niveles de capacidad aeróbica y fuerza muscular, además de una mejor calidad de vida comparado con personas trasplantadas inactivas. Esto conduce a una reducción de la morbilidad y la mortalidad así como a una mejor calidad de vida. Además, la inactividad física en estos los pacientes se ha asociado con una mala función del órgano trasplantado (injerto) y aumento del riesgo de muerte.

¿Y si el trasplante es de médula ósea? En este caso el consumo de oxígeno máximo se ve muy afectado tras el trasplante y el objetivo es incrementarlo lo máximo posible. En gran parte de los casos la medicación inmunosupresora no está presente en este tipo de trasplantes. Es por ello que el índice de lesiones musculo-esqueléticas es inferior, aunque con procesos catabólicos que afectan a la musculatura notablemente.

En conclusión, las personas trasplantadas o con enfermedad renal crónica sufren un gran deterioro de su condición física, lo cual revierte inevitablemente en una peor calidad de vida y un mayor riesgo de enfermedades y mortalidad. El ejercicio físico debe ser una piedra angular en estas poblaciones. Desde TRAÏNSPLANT el mensaje es claro #ElPoderDelChandal SALVA VIDAS.

HAZTE DONANTE Y ENTRENA

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *